Escribió Thoreau que una vez mientras cavaba en un huerto, se le posó sobre él un gorrión y que se sintió <<mucho más honorable que si llevase un uniforme cargado de charreteras>>.
“Volar”. Ed: Pepitas de Calabaza.

irene leon

Scroll Up